Como nació la 602k Atletas Extremos

Si debería elegir un estado de ánimo por la cual nació esta particular carrera extrema lo definiría como el resultado de  “un capricho de una mente obstinada, orgullosa y terca”.

Era enero de 2014, y mis ganas de participar en un ULTRAMAN se esfumaba cuando vi los costos para correrlo, 1.800 dólares la inscripción, más 2 personas de apoyo para que te sigan durante todo el recorrido incluso en el agua con un kayac,  y  alquiler de un vehículo durante 3 días. Eso sí, si  no tenías personal de apoyo la organización lo podía proveer pago mediante. Es decir, acá definitivamente más que excelente actitud, preparación física y mental para correr un ULTRAMAN había que tener muchos $$$ muchísimos $$.

Fue entonces donde apareció el concepto mental anteriormente descripto como: “capricho de una mente obstinada, orgullosa y terca”.  Que no se dio por vencida y busco una alternativa…, casi igual pero diferente. ¿Por qué debería ser exactamente igual al ULTRAMAN? ¿Porque copiar? Me decía: menos mal que a los estadounidenses se les ocurrió el Ironman o el Ultraman así podemos correr algo y todos le vamos detrás haciendo lo mismo!  No, voy inventar algo y correr más que eso,  va a tener como 87 kilómetros más y va a ser incluso el recorrido más duro, que el más duro  Ultraman.

Así nació la 602k Atletas Extremos que es la suma de sus kilómetros nadando, pedaleando y corriendo (10 – 500 – 92). Una vez identificado el escenario donde se desarrollaría  el auto desafío ya estaba planteado y muy comprometido para llevarlo a cabo. Y seria en el primer fin de semana de mayo de 2014 aprovechando el entrenamiento que había realizado para correr mi 8vo Ironman en Sud África, a solo dos semanas después.

Subido el auto desafío a las redes sociales. No falto quienes comenzaron a preguntar si me podían acompañar o si se podía sumar atletas al evento. Ante la particular demanda de participar me puse a organizarlo, ya no solo para mí, sino para ese grupo de extraños que me pedían participar en semejante cosa. Analice la situación y comencé a poner algunos requisitos de preselección para evitar problemas con “aventureros” y que al menos todos habláramos el mismo idioma. El filtro fue “haber terminado un Ironman 12 meses antes”.

Le propuse la idea a la municipalidad de Villa Gral Belgrano, y enseguida dijeron que no solo que le gustaba la idea, si no, ¿Qué necesitaba?, mi pedido fue alojamiento y comida para 11 participantes e inscripciones libres.  La respuesta fue: OK.

 Los 11 postulantes de la primera 602 ya estaban seleccionados, eran 10 hombres y una mujer. Entre ellos dos Uruguayos que internacionalizaron la carrera. El día prefijado (primer fin de semana de mayo de 2014) a las 9 de la mañana, los 11 nos largamos a nadar en las heladas aguas del dique los molinos, con solo 14° de temperatura. Manos con dedos vendados para que el frio no abriera los dedos  en el agua helada y perder tracción. Ninguno de los participantes sabia en lo que se había metido y lo iba a ir descubriendo metro a metro…, así literalmente ni siquiera kilometro a kilometro dado que las condiciones de la carrera eran extrema por donde se la mirara.

Todos nos propusimos solo a terminar el recorrido dentro el tiempo establecido de 15hs por día. No habia otro cosa en la mente mas que ir regulando. Así paso el primer día y no solo la temperatura de agua había quitado más calorías de la cuenta y agregado mucho mas estrés de lo esperado. El día uno se cobro sus dos primeras victimas que pagaron con el abandono.  El día 2, comenzó con 9 competidores, el circuito de ciclismo no daba pausa ni física ni mental, eran subidas, bajadas, curvas contra curvas con un desnivel positivo de 5000 metros en los 300km, en 8 vueltas iguales. El clima y la temperatura tampoco ayudaban dado que por el desnivel, desde la parte más baja, a la más alta sobre la montaña la temperatura era de casi 8° menos y de a rato lloviznas, sol, nublado y más lloviznas. Los rostros se iban desencajando por el esfuerzo cada vez mas en cada vuelta y la 602 se cobraba otra víctima nueva con el abandono apenas en la segunda vuelta y la otra en la quinta. Con  los dos últimos competidores entrando a solo 2 minutos del cierre de la hora. Los dos primeros días de carrera ya se habían cobrado su cuota de casi el 40% de abandonos.

Tercer y último día, solo 7 sobrevivientes en la largada aunque se les permitió participar en la ultra maratón a todos lo que quisieran fuera de competencia. Corriendo era otra cosa, como más natural digamos todo dolía y el cuerpo gritaba descanso por todos sus poros aunque la cabeza de algunos todavía tiraba. Así fue como se largaron los 92km finales con 2000 metros de desnivel positivo.  Con el cuerpo deshecho, el metabolismo que no entendía absolutamente nada de lo que estaba pasando y en estado de emergencia permanente, un poco corriendo y otro poco caminando aunque fue el día más fácil de la carrera en la segunda mitad se cobró la última víctima y solo 6 de aquellos  11 experimentados triatletas que había iniciado la aventura, sobrevivieron a los 602k Atletas Extremos.  Para lograr ser 602 FINISHER 

 Comentarios: la frase ritual de la carrera “llegamos como extraños, competimos como amigos, nos iremos como hermanos” después de 4 días de convivencia extrema se les da ese real valor  haciendo que se cree una hermandad especial entre los participantes y particularmente entre los FINISHER 602. Como así también, para aquellos FINISHER el eslogan de carrera ¿limite? ¿Cuál límite?

Otras de las reflexiones que se puede oír en cualquier parte de la carrera es. “solo a alguien que estuvo en la guerra se le puede ocurrir crear algo así!”

Ever Moriena

Creador y director de la 602

FINISHER 2014